LA MODA EN TIEMPOS DE CRISIS



Cuando todo esto pase, tu vida habrá cambiado. Segura estoy que experimentaremos dos fases, buscaremos recuperar el tiempo perdido y lo social estará dentro de nuestras prioridades. La segunda es que, a medida que pase el tiempo y se recupere la normalidad, en lo que a moda respecta, la indumentaria recobrará relevancia, pero esta vez de manera distinta ya que se dará cuenta que tiempo atrás había perdido su alma.

Mi nombre es Diva Lomas, socia fundadora de MasCooltura.mx, una plataforma digital que te acerca con consultores de marketing y comunicación dentro de la industria y puedo decirte, que, tras un análisis del comportamiento de la moda ante la pandemia, esta se renacerá con un enfoque distinto al que tenía o y que se regía bajo un esquema de consumismo desmesurado.

Como una manera de enriquecer este artículo, platique con Alejandra Jazo, asesora de imagen y docente en IDIP donde particularmente imparte la materia de Historia de la Moda, acerca de dos acontecimientos mundiales claves para la industria y que, en su momento, detonaron un cambio similar al pronosticado con la pandemia y que aquí explico: La primera y segunda Guerra Mundial.

“La historia de la moda demuestra que en tiempos difíciles la creatividad sale a flote desarrollando nuevos productos y hallando otras formas de expresión. Ha encontrado que los momentos más desafiantes pueden ser catalizadores de experimentación y nuevas ideas con resultados sorprendentes y duraderos” afirmó Ale Jazo “Los tiempos difíciles, las necesidades de producción y supervivencia del mercado de la moda y la vestimenta han obligado a las empresas a probar nuevos materiales, nuevas maneras de construcción y a los usuarios a localizar formas de uso frescas y renovadas” Añadió.

Para ejemplificar estos cambios, la maestra Jazo, habló de como la austeridad de la Segunda Guerra Mundial condujo a muchas innovaciones inteligentes en la moda y el vestir que hoy utilizamos sin saber que fueron concebidas en momentos donde se buscaba subsistir:

Con el fin de suministrar el esfuerzo de guerra, la tela fue racionada. Los materiales que antes eran fáciles de conseguir como la seda y la lana se volvieron escasos y menos comunes y el nylon, que se usaría como sustituto de la seda en prendas como las medias, sólo estuvo en el mercado por poco tiempo antes de que se necesitara para la guerra y se volviera complicado obtenerlo. Esto permitió que la creatividad floreciera en condiciones menos que ideales y unió a las personas por una causa.

Como resultado del desarrollo creativo, muchas mujeres maquillaron sus piernas y dibujaron costuras en sus pantorrillas para simular que llevaban medias. Algunas empresas vieron en esto la oportunidad y comenzaron a producir botellas de líquido beige que vendían como "medias líquidas".

Los militares necesitaban del nylon para hacer paracaídas y salvavidas y la lana se usaba para las mantas de los soldados; la seda fue prohibida en Estados Unidos después de que su principal proveedor, Japón, atacara Pearl Harbor.

Entonces se buscaron nuevas opciones de textiles y el rayón, el nuevo tejido sintético conocido también como seda artificial, se convirtió en el material más utilizado para la confección de ropa de mujer durante la guerra. Era versátil y fácil de producir; no se encogía, no se arrugaba, y podía realizarse en pesos ligeros o pesados, los diseñadores de telas utilizaron el rayón para crear mezclas con lana reciclada.

Fue así como la indumentaria y la moda durante este periodo empezaron a experimentar con el reciclaje de prendas y materiales.

La fabricación de calzado también tuvo que ponerse creativa, se utilizaron materiales poco sofisticados y nunca utilizados, como madera, rafia, goma para neumáticos y hasta piel de pescado.

Además, se crearon vestimentas y accesorios que proporcionaran soluciones prácticas a los problemas de la guerra:

· Las prendas tipo jumpsuits o monos, que pudieran ponerse fácil y rápidamente sobre la ropa normal cuando tuvieran que salir de casa para buscar refugio durante los ataques aéreos.

· Los bolsos de máscaras de gas que presentaban un compartimento especial diseñado específicamente para guardar la máscara.

· Los botones y pines fluorescentes que brillaban en la oscuridad para poder distinguirse.

Estas circunstancias brindan tiempo y espacio para reflexionar sobre la moda y cuál será su respuesta a las nuevas necesidades de consumo. Es un buen momento para dejar volar la imaginación y poner a trabajar la creatividad.

La humanización de la industria y la solidaridad con el medio ambiente nos regresará al SLOW FASHION que apuesta por la calidad mas que por la cantidad como sucede con el FAST FASHION en donde la ropa es desechable.

En el caso de la industria local, será necesario cambiar el esquema de comercialización y trabajar en un branding para crear y posicionamiento de marca. Atrás quedarán los días de estreno constante, y el termino BOUTIQUE recobrará su sentido.

Para lograr esto, los comercios locales que decidan sumarse a esta nueva tendencia también deberán humanizarse, es por esto que, como cada artículo, te comparto 10 acciones que te apoyaran en el camino.


#1 Se auténtico, honesto y transparente:

Empieza por definir una identidad para que esta guie todas las acciones que realices en torno a tu marca. Establece objetivos y trabaja sobre estos de manera constante, por ejemplo, al momento de trabajar con influencers, busca la coherencia más que la cantidad de seguidores. Ellos te representan


#2 Comparte tu historia

¿Cuál es la historia de los fundadores de tu empresa? ¿Hubo algún momento clave que definiera la concepción de la marca? ¿Cuáles son los aspectos únicos de la cultura empresarial? Sea cual sea tu historia, ¡atrévete a compartirla!


#3 Comienza desde dentro hacia afuera

Una vez que estés claro con esto, trabaja en concientizar a tus empleados. Estos deberán de cumplir con tu mismo rol en todo momento.


#4 Piensa como una persona.

Implícate. Habrá momentos en que deberás dejar a un lado el negocio para involucrarte en tu sociedad a través de eventos de responsabilidad social que respondan a tus valores como empresa.


#5 Crea tu propia personalidad

Dale una vida propia a tu marca que la desvincule en gran parte de ti y que te permita competir de manera sana con los emprendimientos similares al tuyo. Generar una propuesta única de valor te permitirá trascender en el tiempo

#6 Habla el mismo idioma que tus clientes

Conoce a tu audiencia y entrégales información en su tono, acorde a su edad e intereses. Esto te generará fidelidad y no solo compradores ocasionales.


#7 Genera conversaciones interesantes

Aunque suene repetitivo, lo que busco es que comprendas que el secreto no esta en solo vender y vender, si no enganchar a través de temas que les son de su interés. Un ejemplo, TIK TOK ó la foto de la almohada en cuarentena viralizada.


#8 Muestra el día a día

Involúcralos en el día a día de tu negocio. Puedes compartir un BEHIND THE SCENES de lo que estas trabajando.


#9 Usa contenido generado por los usuarios

Todos buscan ser tomados en cuenta por su marca favorita. Hazlos parte de tu contenido. Replicalos en tus redes, genera una actividad que los coloque como protagonistas de tu marca como modelos por un día. Hazlos sentir que realmente te importa los que tienen que aportar.


#10 Interactúa con los usuarios

Aprovecha las herramientas que ahora tienen redes como Instagram para interactuar con los usuarios. Esto te permitirá saber como piensas, que intereses tienen y de esta manera les entregarás información u ofrecerás los productos que realmente están buscando.

© 2020 de mascooltura.mx